Llamadas botellas industriales, su uso cada vez es mayor en el ámbito doméstico para cocción en cocinas y hornos, agua caliente en calderas y calefacción.

En aplicaciones industriales su uso está muy extendido en fontanería, asfaltados, hornos y cocinas industriales.

En el ámbito tecnológico, este envase incorpora un microchip que mediante radiofrecuencia controla los datos del envase como tara y año de retimbrado.

Estos envases requieren de una instalación específica en una caseta de material incombustible en el exterior de los edificios, viviendas o locales, si bien, hasta dos botellas se pueden instalar en interiores bajo ciertas condiciones.