Puesta en el mercado en mayo de 2015, esta bombona pesa en vacío un 40% menos que la tradicional UD-125, con una tara de 7 kgs, es la más ligera del mercado en su segmento.

Incorpora la última tecnología mediante un chip NFC que permite identificar cada una de las bombonas y a través del cual nuestros clientes podrán acceder en el futuro a promociones y ventajas.

Esta bombona sólo se vende en la red de Estaciones de Servicio Repsol seleccionadas y es intercambiable con la bombona tradicional sin coste ni trámite alguno.