Cuando pensamos en las maneras de las que podemos dotar a nuestro vehículo de energía para su funcionamiento, puede que vengan a la mente dos opciones: usar combustibles tradicionales, diésel o gasolina; o hacernos con un coche eléctrico.
Los problemas de estas dos opciones son el precio y contaminación de los combustibles tradicionales, y la falta de autonomía de los coches eléctricos.

Por eso, frente a estas desventajas, ha llegado al mercado una tercera alternativa que hace frente a estos problemas: el GLP.

¿Qué es el GLP?

El GLP, en automoción también conocido como AutoGas, es una combinación de gas propano y butano, gases sobrantes en las extracciones petrolíferas y en las del gas natural. Cabe destacar que los coches a GLP son coches bicombustible, es decir, que disponen de dos depósitos: uno de gasolina y otro de gas.

¿Cuáles son las ventajas del GLP?

 

coche GLP AutoGasEl GLP nos ofrece varias ventajas frente a los combustibles convencionales.

  • En primer lugar, y el motivo más atractivo para su uso es el precio. El precio del AutoGas frente al de la gasolina es de hasta un 40% más económico. Esto convierte al GLP en el combustible más económico del mercado.
  • Dependiendo del volúmen del depósito un coche con GLP puede recorrer hasta 1.200 km sin repostar.
  • Amplia red de estaciones de servicio: 600 en toda España.
  • Por otro lado, el GLP es más limpio que el diésel o la gasolina, ya que produce menos emisiones de CO2, un 14% menos frente a la gasolina.
  • Un 96% menos de las emisiones de NOx (óxidos de nitrógeno).
  • Reducción del 99% de la emisión de partículas.
  • Reducción del 50% de la producción de ruido.
  • Además, Repsol ofrece incentivos a particulares y autónomos si se adapta o adquiere un vehículo GLP.

¿Qué coches pueden hacer uso del GLP?

No todos los coches actuales pueden ser repostados con GLP, tan solo los coches de gasolina posteriores al 2000 podrán efectuar los cambios necesarios para emplear este carburante. Esto se debe a la Normativa europea sobre emisiones (Euro4), un conjunto de requisitos que regulan la emisión de gases, por lo que además la DGT clasifica a los vehículos GLP como ECO por la alta reducción de emisiones. De momento los coches diésel no pueden hacer uso del GLP.

Al contrario de lo que pueda parecer, adaptar un vehículo de gasolina para que sea apto para repostar con GLP, no resulta tan costoso. El proceso básico consta de instalar un segundo depósito específico para este carburante en el maletero con su correspondiente toma de llenado y los conductos y válvulas que lo conecten al motor.

Algunos concesionarios ofrecen modelos con esta configuración de dos depósitos preconfigurada de fábrica a precios bastante asequibles.

 

¿Qué autonomía tienen los vehículos GLP?

La autonomía de un vehículo equipado con un depósito para AutoGas dispone de una autonomía exactamente igual a la del resto de vehículos que emplean carburantes convencionales: ilimitada. Ya que son vehículos bi-fuel, es decir, disponen de dos depósitos los alojados en estos vehículos, por lo que se puede repostar tanto con gasolina como con AutoGas indistintamente sin comprometer la integridad y prestaciones del motor. Además de la amplia autonomía, Repsol dispone de 600 puntos de recarga de AutoGas en nuestro país.

¿Puedo repostar mi coche GPL en Mallorca?

Gas Gregal dispone de dos puntos de llenado de AutoGas en Mallorca, uno de ellos ubicado en Inca, y el segundo en Son Servera. También puede descargar la App de AOGPL si posee un vehículo a GPL para obtener información adicional.