A continuación os dejamos unos consejos para ahorrar electricidad, la mayoría son cambios pequeños, que pueden suponer un gran ahorro de energía eléctrica y gasto mensual en tu factura de luz. Además, con estos cambios ayudarás a reducir las emisiones de CO2.

1. Usa la iluminación de forma inteligente.

  • Utiliza bombillas led, reducen el consumo hasta un 80% en comparación con las incandescentes y un 40% menos que las fluorescentes. 
  • Apaga la luz de las habitaciones que no estés usando.
  • Aprovecha y disfruta de la luz natural siempre que puedas.
  • En las zonas de tránsito puedes utilizar interruptores de presencia, hay bombillas que los llevan incorporados. Se encienden y se apagan automáticamente a tu paso.

2. Usa tu nevera de forma eficiente. 

Recuerda que tu frigorífico está encendido las 24h del día, todos los días del año. Son muchas horas, con estos consejos reducirás el consumo y podrás ahorrar electricidad.

  • Utiliza una nevera de clase energética A, la mejor es la  A+++.
  • Escoge el tamaño adecuado según tus necesidades.
  • Sitúa la nevera alejada de las fuentes de calor como los fuegos o el horno.
  • Usa la temperatura adecuada, para el frigorífico recomiendan entre 3 y 5º C, y para el congelador alrededor de los -18ºC.
  • Mantén tu nevera limpia. La escarcha del congelador aumenta el consumo de electricidad. Además, procura no obstruir la ventilación de las rejillas de atrás y mantenlas limpias de polvo.
  • Antes de abrir piensa que necesitas, evita dejar abierto demasiado tiempo.

3. Cocinar y ahorrar electricidad.

  • Si puedes instalar una cocina de gas hazlo, consumirás menos energía eléctrica. Si no es posible elige una vitrocerámica de inducción es la más eficiente de las eléctricas. 
  • Apaga el fuego o el horno antes, utiliza el calor residual para terminar la cocción.
  • Usa la tapa con las ollas y sartenes.
  • No precalientes el horno.

4. Limpia de forma consciente. 

Dar un buen uso de tu lavadora, lavavajillas y termo eléctrico puede suponer una gran diferencia.

  • Compra una lavadora y lavavajillas de clase energética A, la mejor es la  A+++.
  • Siempre llenas, en ambos casos procura ponerlos en marcha cuando ocupes casi la totalidad de su capacidad. 
  • No uses el programa de prelavado. Usa programas normales.
  • En el caso de la lavadora, lava en frío tu ropa. Exceptuando los trapos, sábanas y toallas.
  • En el caso del termo eléctrico, ahorra electricidad usando agua fría siempre que puedas.
  • Si instalas un calentador a gas podrás reducir significativamente el coste de tu factura de luz. Tanto si cuentas con un calentador eléctrico como uno de gas recuerda realizar el mantenimiento y regularlos adecuadamente según la época del año.

5. La temperatura es clave.

  • Un buen aislamiento es clave en el ahorro mensual de tu factura. Por ejemplo, si sustituyes las viejas ventanas por ventanas con doble cristal aislante, notarás un cambio significativo.
  • Gradúa la temperatura sin abusar. En invierno 20ºC son más que suficiente y 25ºC en verano. Por cada grado que subas o bajes respectivamente  incrementará tu consumo un 6% más o menos.
  • Usa la ropa adecuada según la época.
  • Instala termostatos regulables, regula automáticamente la temperatura por zonas y en los horarios que sean realmente necesarios.
  • En invierno al ventilar apaga la calefacción unos 10 minutos son suficiente, preferiblemente hazlo por la mañana.
  • Si puedes, evita abusar del aire acondicionado. Mantén cerradas la mayoría de las persianas durante el día, ábrelas cuando caiga el sol. Usa los toldos y ventiladores de techo.
  • Si tienes estufas eléctricas puedes cambiarlas por estufas de gas, te ayudará a ahorrar electricidad.

6. Evita el consumo silencioso.

Usa regletas con interruptor, en zonas de trabajo o en el salón podrás conectar varios aparatos y cuando no los uses apagarlos por completo. Tu ordenador, el router, cargadores, la television siguen consumiendo si están conectados. Hablamos de un ahorro de hasta el 13%.

7. Elige la tarifa de luz adecuada para tus necesidades.

Cada caso es único, en Gas Gregal te ofrecemos asesoramiento energético personalizado. Juntos estudiaremos qué tarifa de luz te conviene contratar e incluso qué tipo de energías usar para que puedas ahorrar.